MOSCU: DE RUSIA CON AMOR



DE RUSIA CON AMOR

La capital de Rusia encierra periodos históricos que figuran en casi todos los libros de la historia universal. Moscú fue la residencia de los zares durante el imperio ruso, el centro del mundo comunista por siete décadas y ahora un país que busca volver a ser una potencia en un mundo cada vez mas globalizado.

Bryan Caro es un estudiante de la “Universidad  Rusa de la Amistad de los Pueblos” en Moscú. Bryan así como miles de estudiantes de América Latina ha llegado en busca de un título en el prestigioso sistema educativo ruso. “Si hay un legado del comunismo es su preocupación por mejorar el cuidado de la salud, la educación y el deporte” dice Bryan.

Hay pocas plazas en el mundo que encierran tanta majestuosidad como la Plaza Roja. El inconfundible  conjunto de bóvedas en forma de cebolla de colores es la catedral de San Basilio que domina la explanada. “Cuenta la leyenda que cuando el Zar ‘Iván El Terrible’ la vio (San Basilio) terminada y ordenó que le arranquen los ojos al arquitecto para nunca más haga algo superior” dice el estudiante.

El Kremlin (fortaleza en ruso) es donde reside el presidente de esta federación y en donde por más de 70 años jefes del partido comunista gobernaron con mano dura la vasta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. 

Uno de los fundadores de la revolución comunista de octubre fue Vladimir Lenin cuyo mausoleo permanece adyacente a esta fortaleza “El cuerpo de Lenin se encuentra embalsado y es un lugar de peregrinación de los socialistas de todo el mundo”, dice Bryan.

En el complejo del Kremlin se tomaron las decisiones más importantes de las dos guerras mundiales, la expansión del comunismo y los planes de la ex policía secreta o KGB. Tres soldados marchan solemnemente para el cambio de guardia que cuida el fuego eterno del soldado desconocido “Los soldados que cuidan el apenas parecen humanos, permanecen inmóviles y sin gesticular…cada movimiento esta sincronizado” dice Bryan.

La mejor vista del Kremlin, La Catedral de San Basilio y la Plaza Roja es desde el puente sobre el rio Moscova. Cerca al perímetro de la Plaza Roja, se encuentran los jardines de Alejandro, el colosal edifico de la Duma o cámara de diputados y el imponente teatro Bolshoi (Gran Teatro en ruso). Es entonces cuando se respira cultura en Moscú, el Gran Teatro es donde decenas de veces se ha presentado el célebre ballet “Cascanueces’ del gran compositor  Piotr Tchaikovsky.

Imposible no ver la bella arquitectura de los edificios del centro de Moscú, escuchar las melodías de los violines de artistas callejeros, degustar el bistec con salsa Strogonov o sentir la energía de gente llenando plazas, parques y las elegantes estaciones del metro.

A las afueras de la ciudad y en medio de otro tumulto, más bien comercial, encontramos a Edith Cuya, una joven empresaria que ha montado una empresa de importadora de productos peruanos en Moscú. Edith ha aprovechado sus conocimientos del idioma ruso para servir de nexo entre Perú y Rusia.

Rusia es el país más grande del mundo: tiene casi todos los climas, razas y recursos naturales del mundo. Mientras amanece en la costa del pacifico de Vladivostok, anochece en Moscú. La apertura de Rusia después de la caída del comunismo está atrayendo a inversionistas que quieren establecerse en este gigantesco mercado.

Muchos productos peruanos son poco conocidos en Rusia como la quinua, la maca y el camote; Edith ha abierto un puesto en el mercado de abastos de Moscú con el fin de mostrar los productos peruanos no tradicionales. “Vamos a muchas ferias y nos vestimos con trajes típicos peruanos para que la gente se detenga y pruebe nuestros productos”  dice orgullosamente Edith.

Luego de visitar el gigantesco mercado central de Moscú nos vamos a comer al restaurante “Lima Fusión” del chef peruano Orlando Baldeón.  Así como Bryan y Edith, Orlando también estudio en una universidad moscovita y se enamoró de esta gran metrópolis.

Aunque el boom de la cocina peruana no es tan grande como en otras partes del mundo, El chef Orlando se las ingenia para brindar un variado menú. “Debido a la distancia se pone muy difícil conseguir los insumos para cocinar, espero que algún día hayan más restaurantes peruanos que creen una demanda para los importadores” confiesa Orlando.

Como en toda historia regresamos al punto de partida: la Plaza Roja. Son las ocho y los colores del atardecer en esta noche de verano son indescriptibles. En el centro se encuentra el locutor deportivo peruanos Lorenzo Goicochea quien guitarra en mano y a capela dedica una canción que es un clásico del inmigrante peruano ‘Todos Vuelven”.

La jarana se arma con otros peruanos que se unen a este coro de expatriados. Las cuerdas de la guitarra de ‘Lorenzo de Chosica” llaman la atención de los transeúntes. Quizás ese es el más bello recuerdo de Moscú: el cielo que parecía en llamas con la silueta de la catedral de San Basilio y los acordes de una melodía que invita a regresar…de Rusia con amor!


Adquiera la guía de la serie “Peruanos en el Mundo: tour I” en Amazon.com:http://t.co/udzsVQBUv7

1 comentario:

  1. Hola a todos. Soy peruano y Estoy pasando unos dias por Moscú. Me gustaría que me recomienden un restaurante peruano aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar