EEUU: La Ruta del Sol




En "PXM: La Ruta del Sol", conocemos a un abogado en Fort Laudardale que lucha por los inmigrantes. Además un empresario que toma la posta de la nueva generación de Chefs en Miami.


LUCHO


Con los aires de marzo, el bulevar de las Olas en Fort Lauderdale se llena de jóvenes estudiantes que aprovechan los ‘Happy Hours’ del Spring Break. A tan solo unas cuadras se encuentra la oficina del abogado Luis Guerra, para él no hay descanso, los fines de semana los pasa devorando la torre de expedientes de sus clientes.



Lucho, como lo llaman sus allegados, llegó a los Estados Unidos cuando apenas era un adolescente; pero sentir la amenaza de la deportación lo convirtió en un hombre. Un hombre de leyes lo ayudó a arreglar sus papeles y quizás fue en ese ‘Punto de Quiebre’ cuando el joven inmigrante decidió convertirse en un abogado.



En su década como abogado Lucho ha visto gente deportada, separación de familias y la angustia de personas que algún día esperan que ‘La Migra’ toque sus puertas. Pero también hay personas que como Lucho pueden tener una nueva oportunidad en la llamada ‘Tierra de Inmigrantes’.



Nuevos vientos soplan en la política de los Estados Unidos; Donde antes se construían puentes, ahora se erigen muros.

Lucho nunca antes ha estado tan ocupado tratando de desenredar casos de clientes, para él Fort Lauderdale no es un sitio de vacaciones. Curiosamente una de las mejores vistas de los canales de esta ciudad es desde la cárcel del condado, donde decenas de personas esperan la deportación.

Cuando pregunté a Lucho cual fue su mayor satisfacción, el me muestra un documento que esta sobre su escritorio: “Esta carta de residencia es lo que me llena más que cualquier cosa, el saber que un cliente ahora puede (como yo) vivir el sueño americano”.



FABRICIO 


Cuando Fabricio Pareja creyó que lo tenía todo en Lima decidió arriesgarse para mudarse a Miami y empezar de cero. Un verdadero inmigrante es el que quema las naves para no regresar y esto fue lo que hizo Fabricio.

Las manos que cocinaban las más ricas recetas cambiaron de oficio para colocar ladrillos en las construcciones de los nuevos rascacielos de Miami. Fabricio recuerda que hasta tuvo que vender flores en las paradas de los semáforos para poder mantenerse.

Sin tener un local, Fabricio ordenó traer desde Lima un horno de pollos a la brasa. Su pequeño departamento se convirtió en su primer ‘Restaurante’, todo olía a carbón, pero la sazón de Fabricio hacia que sus pollos vuelen como pan caliente.

En su restaurante “Merkado 31”de North Miami Beach, Fabricio nos mostró como ha incorporado al menú muchos otros sabores, pero él aún conserva el horno del pollo a brasa que trajo de Peru.




La competencia de la culinaria peruana en Miami es muy grande. Fabricio además de apostar por la comida fusión ha incorporado el impacto del ‘Social Network’. Las recetas de sus platos se encuentran on-line y los seguidores virtuales se vuelven en potenciales clientes.

Algo que motivó a Fabricio a venir a los Estados Unidos fue que su hijo naciera en ese país, además de fundar una familia en abrió un nuevo local en la zona turística de Miami Beach.

El chef lo logró, lo único que quemó como fue la nave para no regresar derrotado. Fabricio dejó la zona de comodidad de Lima para tomar la antorcha de la nueva generación de los chefs peruanos por el mundo.

 Adquiera la guía de la serie “Peruanos en el Mundo: tour I” en Amazon.com:http://t.co/udzsVQBUv7

0 comments: