KENIA: AFRICA SALVAJE



Una de las mejores experiencias en la realización de este programa es conocer gente estupenda y explorar nuevos lugares. Cada destino es una aventura. Nuestro viaje a Kenia no fue una excepción y tuvimos una sorpresa increíble que se convirtió en una de las cosas más fascinantes del viaje al África.


Comenzamos nuestra ruta en la ciudad capital de Kenia: Nairobi. Con más de 3 millones de habitantes, es la cuarta ciudad más grande de África. Una vez que escapamos del área urbana, nos dirigimos por un paso montañoso en nuestro camino a Naivasha, una ciudad dos horas al sur de la capital.

Nuestro plan era conocer a Claudia Palao, una peruana que con su esposo tiene en su hacienda una empresa de venta y capacitación de tractores. Además, la pareja ha montado un hostal para aprovechar las instalaciones de la inmensa casa.

Cuando llegamos Claudia nos saludó calurosamente y nos invitó a unirse a ella para el almuerzo en el patio de su hacienda. Claudia llegó a Kenia gracias a su madre quien la trajo cuando era apenas una niña. Debido a la inmensidad de su haciendo le preguntó si había visto animales salvajes y ella inesperadamente nos invitó a subir a su camioneta para hacer un improvisado safari.


Ella nos llevó alrededor de su hacienda. Primero vimos gacelas pastando en la pradera frente a la casa. Más lejos nos encontramos con cebras salvajes por doquier. Desde allí vimos nuestra primera jirafa que no permitió acercarnos lo suficiente como para tomar una foto.


Pasamos horas simplemente conduciendo alrededor de su hacienda, parando a menudo para tomar fotos y ocasionalmente para interactuar con la gente allí. Fue nuestro propio safari privado justo allí en la hacienda de una peruana keniana.


La aventura continuó esa noche. Pierluigi , el esposo de Claudia, nos sacó de nuevo después de la puesta de sol en busca de uno de los animales más peligrosos y hostiles en toda Kenia: el hipopótamo.


Los hipopótamos eran elusivos, pero vimos un par de hienas corriendo en busca de comida. También encontramos otra jirafa en la oscuridad del cielo de Kenia. Estábamos a punto de renunciar a nuestra búsqueda de los hipopótamos cuando finalmente no vimos uno, sino dos escondidos en el pantano no muy lejos de la casa.


Esta no sería la última vez que veríamos estos animales, a la mañana siguiente nos dirigimos al lago Naivasha,140 kilómetros cuadrados de estension. La orilla del lago es un mercado con gente local que compra y vende peces, comida y artesanías. Saltamos en un bote y somos navegamos con docenas de aves volando alrededor.



Nuestro viaje a Naivasha fue realmente inolvidable. No era sólo la oportunidad de ver animales que nunca habíamos visto en su hábitat salvaje, sino por la oportunidad de pasar tiempo con Claudia. Ella ha adoptado Kenia como su hogar, pero su corazón siempre estará en Perú.


Adquiera la guía de la serie “Peruanos en el Mundo: tour I” en Amazon.com:http://t.co/udzsVQBUv7

1 comentario: