PEKIN: ciudad de emperadores…

Por: Roberto Pazos /

Pekín es la capital política de China y en sus tres mil años de existencia hay mucho que contar. Esta ciudad fue la sede de las cortes de emperadores de numerosas dinastías; después de la revolución comunista se convirtió en un centro burocrático y en siglo XXI se reinventó con la ciudad olímpica del nuevo milenio. El periodista y escritor peruano Antonio Fernández nos cuenta porque decidió establecerse en Pekín.

Imagen

A las afueras de Pekín se encuentra “La Gran Muralla” que es la única obra hecha por el hombre que se puede ver desde el espacio con más de 8 mil kilómetros de largo y construida para proteger el imperio Chino de la invasión de los mongoles. Para llegar hasta la cima hay que tomar un teleférico donde se divisa una extensa cordillera en donde se asienta la muralla.

Antonio Fernández nació en Trujillo y estudió derecho en la Universidad de San Marcos, luego cambió de carrera y se dedicó de lleno a su mayor pasión: el periodismo. “Siempre me interesó este país, creo que China tiene muchas cosas que se parecen al imperio incaico” dice Fernández.

El centro histórico de Pekín es tan impresionante como la muralla que protege la ciudad. La plaza Tiananmen cuenta con el mausoleo del líder chimo Mao Tse Tung que es visitado por miles de turistas a diario y fue el escenario de la fallida revuelta estudiantil contra el régimen comunista. Al norte de la plaza roja un arco sirve de entrada a la ciudad prohibida, un complejo de palacios, templos y viviendas de la nobleza imperial. El templo de la luna es una de las edificaciones de madera más grandes del mundo y su estructura circular se conserva por siglos. Todos estos edificios marcan el esplendor de la China milenaria.

El Sr. Fernández nos recibe en un complejo de apartamentos en los suburbios de Pekín: “Vamos a tomar el elevador para ir al apartamento donde vivo, como notas acá no existe el número ‘4’ porque es considerado de mala suerte…tampoco el ‘13’ debido a la superstición occidental” dice Fernández.

En la calidez de su hogar Fernández toma asiento y nos cuenta su experiencia de vida en el oriente: “Pude llegar aquí apenas una década del nacimiento de la Republica Popular China…cuando vine la primera vez solo me quedé por un par de meses y pude ver la mística que había en este país para salir del escandaloso atraso en que estaba… vi como los campesinos, estudiantes y obreros trabajaban arduamente, eso me impactó y pensé que este país necesariamente iba a ser grande” comenta Fernández.

El periodista peruano ejerció su trabajo en los años de la revolución cultural china y la ‘Guerra Fría” entre el mundo capitalista y comunista. “En el 60’ durante el gobierno del presidente Mao Tse Tung trabajé para ‘Radio Pekín’, después laboré para la agencia de noticias ‘Xinhua’, en ese tiempo era una labor impresionante por los pocos recursos con que se contaba” dice Fernández.

Desde el balcón del apartamento del Sr. Fernández se ve un cielo grisáceo debido al smog que nubla Pekín. La industrialización del país ha cobrado un precio alto al medio ambiente de las áreas urbanas de China. La silueta de altos edificio, el intenso tráfico y las miles de personas en la calle son prueba de la intensa actividad que este país está experimentando.

Fernández cierra las cortinas y prosigue con su plática: “La gran satisfacción que he tenido en mi vida es que intervine en el inicio de las relaciones diplomáticas entre Perú y China, fui el intermediario en ambos gobiernos para establecer oficialmente las relaciones diplomática entre Perú y China”, dice Fernández mientras señala una foto en la que se encuentra junto al líder y padre de la China comunista: Mao Tse Tung.

Fernández nos cuenta lo que sintió cuando conoció a Mao Tse Tung: “Verdaderamente era muy impresionante la personalidad de Mao, el me dijo que sentía que había una conexión cultural entre el imperio de los incas y el imperio chino…Aunque Mao tenía mucho poder era muy sencillo, una vez mostró su sofá con tapetes que escondían la vejez del mueble, él decía que los recursos del estado tenía que ser destinado para los que más lo necesiten” cuenta Fernández.

En la casa del Sr. Fernández hay una mezcla de arte peruano combinado con arte chino. “Estos son unos budas de la buena suerte…lo que más me impresiona de China es la forma de cómo han podido sacar al país de la postración milenaria, del hambre, la miseria y el atraso en tan poco tiempo…en medio de toda su pobreza nunca dejó de tener admiración mundial debido a la cultura de su pueblo”, dice Fernández.

En la biblioteca de Fernández se encuentran varios libros de su autoría. Uno de los más populares es el titulado “Machu Picchu y la Gran Muralla China”, donde destaca las construcciones más emblemáticas de ambas culturas: la china y la peruana. “Esta edición se imprimió en Lima para conmemorar el aniversario de las relaciones de ambos países; A pedido del gobierno chino también hice una edición en mandarín y español”, comenta Fernández quien domina el idioma chino de más de 10 mil caracteres.

Como dice Fernández, China dejo de ser un país pobre para ocupar el segundo lugar en la lista de los países más poderosos del mundo. El Partido Comunista se reformó hace tres décadas y abrió su economía a las inversiones internacionales, además los juegos olímpicos de Pekín del 2008 marcaron el relanzamiento mundial de esta metrópolis.

El coloso del oriente ha eclipsado a Japón y otras potencias mundiales y esto es lo que Fernández espera que algún día se vea en Perú: “Lo que Anhelo como peruano es que se vayan haciendo las reformas con el fin de promover la justicia social en el Perú…cuando era joven pensé que se podía llegar hacer una revolución social, pero estos tiempos ya han cambiado, creo que se tienen que hacerse cambios de acuerdo con la realidad actual…espero que la democracia peruana algún día  represente a todos y no tan solo a unos cuentos” concluye Fernández.

Si quiere saber más de peruanos en el mundo visite: https://www.facebook.com/peruanosenmundo

 

0 comments: