PERUANOS EN EL MUNDO: ONTARIO, CANADA



En esta edición vamos a la capital de Canadá, Ottawa; donde encontramos a Luis Abanto, un músico y director de la escuela de idiomas de una prestigiosa Universidad...Además, un limeño mazamorrero pone el calor con su discoteca “Caliente”…En la ciudad de Toronto visitamos un Castillo de manos de una peruana que no le teme a los fantasmas y “El Niagara en bicicleta” con una chalaca que desafía el vértigo de la catarata más famosa del mundo. Todo esto y mucho más en “Peruanos en el Mundo” desde Ontario, Canadá…

DESCRIPCION

Canadá es la frontera norte de América, este país ha tenido una política de acoger a los inmigrantes con el fin de poblar su inmenso territorio. La mayoría de sus ciudades se encuentran en la franja sureña que bordea Estados Unidos.

Ottawa es la capital de Canadá, en la cima de la colina se encuentra el parlamento de esta monarquía constitucional, cuyo monarca es la reina Elizabeth segunda. El antiguo puesto de comercio maderero ahora alberga docenas de embajadas, ministerios y hoteles de lujo.

Muchos de los peruanos que emigraron a Ottawa trabajan para el gobierno canadiense o brindando servicios, otros laboran en el sector académico de sus numerosas universidades y también hay los que se han mudado desde las grandes ciudades para disfrutar de la tranquila capital canadiense.

Toronto es la ciudad más grande de Canadá y también el centro financiero. Acá se encuentra la mayor comunidad peruana en este país, sus miembros trabajan en los sectores de la construcción, turismo y minería. Desde la torre de Canadá “CT” se puede apreciar la inmensidad de Toronto.
A menos de dos horas de Toronto se encuentra la mayor atracción natural de Norte América: “Las cataratas del Niagara”. Esta caída de agua alcanza más de 150 mil galones por segundo y es la frontera natural entre Canadá y los Estados Unidos.
Canadá es donde termina América, la conjunción de paisajes urbanos y naturales, la prueba que es posible la armoniosa convivencia entre el hombre y la naturaleza.

DIARIO

Para mi Canadá es como el mundo en miniatura: la frenética Toronto podría ser Nueva York, la elegante Montreal se compara a Paris y el parlamento de Ottawa está a la altura de su contraparte en Londres. Precisamente Ottawa, la capital de Canadá, está estratégicamente en el medio de la provincia inglesa de Ontario y la francesa de Quebec.

En Ottawa encontramos  a Luis Abanto, homónimo del famoso canta-autor de “Cholo Soy”, él también es músico y trabaja como coordinador de la lengua española en la Universidad de Ottawa.
Luis es natural de Cajamarca, tiene un semblante relajado y de carácter afable, una característica muy común en artistas que usan la música para exteriorizar sus emociones. En el fondo Luis es introvertido, melancólico y al inicio cuesta trabajo sacarle unas palabras.

El catedrático cuenta que incursionó en la música para pagar sus estudios. Como muchos estudiantes tocaba quena, guitarra y zampoñas en buses, plazas y parques. ‘Es bastante difícil dejar la música…la música siempre queda” dice Luis quien poco a poco se va sintiendo cómodo con la entrevista.

En apenas una hora el termina una llamada de conferencia, prepara su clase de español y coordina una reunión de la nueva currícula con los profesores. A pesar de su limitada disposición y sus numerosas obligaciones académicas Luis se da tiempo para tocar con amigos en la ciudad.

El profesor nos confiesa que la música es más que un hobby para él, es casi una necesidad interior. “La música es lo que conecta con el Perú, mi gente y mi cultura…Yo sigo tocando los mismos instrumentos que aprendí de niño” agrega Luis.

La oficina de Luis es pequeña, casi un cubículo con escritorio, computadora y  una biblioteca con selectas obras de la literatura española; nadie pensaría que él tiene a su cargo 20 profesores y casi 1,500 estudiantes al año. Luis se queja con humor de que no tiene secretarias como sus colegas en América Latina.

Cambiamos las hojas de los cuadernos por la de los árboles, después de todo la mayor parte de este inmenso país es naturaleza. En 15 minutos dejamos el bullicio de los carros la ciudad para adentrarnos en un mundo donde solo se escucha el chirrido de los pájaros.

Canadá es uno de los países menos densos del mundo,  las ciudades son pequeñas y hay la sensación de que siempre hay espacio. Atravesamos el puente que une a Ottawa, Ontario con la vecina ciudad de Gatineau en Quebec, una estructura metálica que une la cultura anglosajona con la francesa, todo en un mismo país.

Cambiamos el paisaje urbano de la ciudad por la escenografía del paisaje natural. “Un peruano tiene clara la noción de ciudad y campo…acá la relación es de ciudad y naturaleza” dice el Luis quien encuentra la inspiración de sus melodía en las flores, lagos y animales de la foresta.

Descendemos hasta  un hermoso lago esmeralda rodeado de pinos y con un claro cielo azul de marco. Esto parce una carta postal y es aquí donde Luis abre su alma: “En Perú al as afueras de la ciudad encuentras campesinos e historia, acá en Canadá lo que hay en las afueras es naturaleza, es algo atemporal…algo eterno…como si siempre hubiese estado allí…”dice Luis.

De regreso a la ciudad paramos en otra vista icónica: la colina en donde se encuentra el parlamento canadiense con su campanario y reloj, el inmenso rio que separa las culturas anglo-francófona y al fondo la torre del castillo Fairmont que ahora es un hotel cinco estrellas. Luis, más extrovertido, culmina: “El viaje de una forma de descubrirse a sí mismo, apreciar tu propia cultura, cosas que tú ves en tu país y que a veces no valoras…”

CONSEJOS

_Si viaja a Ottawa, no se olvide de visitar el parlamento…hay vistas guiadas y puede obtener su boleto gratis.

_Los trenes en Canadá son seguros, confortables y le evitan el congestionamiento vehicular…se recomienda que los reserve con anticipación para ahorrar dinero.

_Si va a las Cataratas del Niagara saque su visa para los Estados Unidos, para así apreciar esta maravilla natural desde ambos lados de la frontera.


0 comments: