Header Ads

Facebook Twitter Instagram Youtube

PEM Bicentenario: BUENAS SAMARITANAS


En Peruanos en el Mundo Bicentenario: Enseña a pescar a las nuevas generaciones en la India…Por los niños de Kenia y piadosa en Filipinas...“Peruanos en el Mundo: Bicentenario” las buenas samaritanas!


KARIBÚ KENIA: MAJO ARANA





Bajo el cielo naranja de la puesta de sol, los animales salvajes buscan refugio en la estepa africana; Mientras tanto, la ciudad de Nairobi se va transformando en otra selva, pero una de cemento.

A través de la ventana del taxi vemos un mar humano esperando que el semáforo cambie a verde, gritos de vendedores que ofrecen de todo a los choferes se mezclan con los ruidos de motores y el calor se disuelve con el frescor de la brisa nocturna.


“Karibú” o bienvenido en idioma suajili, es así como nos recibe Marjorie Arana en su casa al pie de una colina de Nairobi. Sus familiares y amigos la llaman cariñosamente ‘Majo’, muchos de ellos también le dijeron que estaba loca cuando la joven decidió mudarse del Perú a Kenia.


Majo dejó lo que ella llama la ‘Burbuja de comodidad” de la clase media de Lima en busca de lo desconocido. Kenia se convirtió en su residencia, allá se reunió con el amor de su vida.


Todos los días Majo maneja de su casa a la escuela privada en donde enseña español. Paramos en el restaurante “Amaica”, que quiere decir tres piedras, donde nos espera un suculento menú gourmet: vegetales, avena y las proteicas hormigas africanas. “Voy a poner la cara de Gastón Acurio (*)” dijo Majo comiendo insectos.




Los fines de semana Majo encontró una misión que llenó su alma. Lejos del ocio citadino de Nairobi, Majo viene haciendo un trabajo voluntario en la fundación “Heko Deko”.

La fundación da trabajo a la gente que vive en áreas pobres, transformando material reciclado en muebles . “No sólo damos trabajo si no también ayudamos al medio ambiente” dijo Majo mientras muestra un sofa relleno de material reciclado.

La entusiasta voluntaria nos llevó a la escuela “Magoso” ubicada en el sector popular de Kibera, el Slum (barriada) más pobre y grande de África. Muchos de los niños que van a esa escuela han sido abandonados en las calles e incluso están infectados con VIH.

Pero el llegar a Kibera fue todo una aventura: tan cerca de la ciudad pero tan lejos de los citadinos. Majo pidió resguardo en la comisaría de la entrada. Dos policías armados nos escoltaron durante toda la jornada. Unos niños nos seguían con curiosidad


Antes de subir el cerro nos pusimos botas para caminar sobre el barro que se formó después de la lluvia nocturna. Había basura, el desagüe corría en surcos por la trocha y la gente llevaba agua con cubetas desde los lavaderos callejeros.

“Descubrí que las cosas maravillosas no se pueden percibir ni con los ojos, ni con las narices” dijo Majo.




En el ascenso Majo nos mostró a niños con manchas oscuras en el cuerpo producto de la venta de carbón, casas construidas con todos los desechos de la parte rica de la ciudad. “Hay mucha necesidad, pero a pesar de todo la gente sonríe...Tienen fe y esperanza y eso es bueno” acotó Majo con su sonrisa espontánea.


Desde las vías del tren pudimos ver las rejas que separan Kibera del verde gras cuidadosamente cortado del vecino campo de golf. Los jugadores solo miran el trayecto de la pelota y no lo que está pasando el enrejado. “Acá hay dos mundos paralelos; el de allá (Golf club) y la de acá (Kibera)… de esto adolece Kenia, de equidad!” dijo Majo.


Luego del laberinto de calles, los vendedores ambulantes y más fango llegamos finalmente a la escuela de “Magoso”. Majo nos advierte que tienen preparado una sorpresa. Empiezan a retumbar los tambores y los niños salen de los salones cantando, el patio de la escuela se convierte en una gigantesca pista de baile!


Bailamos, compartimos con los niños y en ese momento comprendí porque Majo dejó la comodidad de su país o su elegante casa en Nairobi para convivir con estas personas…’Asante Sana’,que en Swahili quiere decir GRACIAS” fue la despedida de Majo.


Consejos en Kenia:


_ Viaje al lago Naivasha a poco más de dos horas al norte de Nairobi.


_ Aprenda inglés que es comúnmente hablado en Kenia ya que fue una ex colonia británica.


_ Tome un “Matatú” o transporte público en Nairobi.

(*) Gastón Acurio es un chef reconocido en Perú.





No comments

Powered by Blogger.